Crónica Juan Ignacio Revestido

La escuela primaria que fue objeto de la visita es la nº 21, Cnel. Cornelio Saavedra, ubicada dentro del Parque Saavedra. Viviana fue la encargada de explicar el funcionamiento de la escuela en relación a las Tecnologías de la Información y la Educación (Tics). Ella no es una docente de computación tradicional, sino que su función es la de una asesora o facilitadora pedagógica digital, cuyo puesto funciona en el marco del área INTEC (Plan Integral de Educación Digital) del Ministerio de Educación del Gobierno la Ciudad de Buenos Aires (GCBA). Ella se mueve en forma itinerante entre distintas escuelas de la zona, asesorando a docentes y alumnos de 1º a 7º grado.

Su lugar de trabajo en la Escuela nº 21 es una sala de computación que hoy cuenta con 12 PCs de escritorio, funcionando y con acceso a Internet. Sin embargo, a partir de que el Proyecto S@rmiento comenzó a implementarse desde el GCBA, su rol cambió bastante. Este proyecto plantea el desarrollo de la enseñanza 1 a 1 a través de las netbooks dentro de las aulas, es decir, se le asigna una máquina a cada docente y alumno para incorporarla en la actividad pedagógica diaria, atravesando las distintas materias trabajadas en cada curso.

Hasta las vacaciones de invierno, Viviana visitaba una vez por semana la escuela y le dedicaba 8 horas al trabajo con cada uno de los docentes (una semana con los de la sección A y otra semana con los de la B de cada grado) y sus clases, ayudando a que allí se sumen las distintas herramientas digitales para mejorar la dinámica de trabajo. Esto implicaba explicar el uso de las herramientas informáticas, los contenidos a los cuales pueden acceder o generar y, según las necesidades o intereses de cada docente, profundizar un poco más en qué aspectos pueden mejorar la manera de dar clase. Ella menciona algunos ejemplos: como se trataba de un encuentro quincenal, los docentes se acercaban en el marco de proyectos de trabajo más extensos que el día a día y, así, aprendían a realizar actividades como ver cuentos digitales, generar nuevos cuentos y convertirlos en libros digitales, o buscar contenidos en la Web para aplicar a las clases. A su vez, Viviana y la escuela promueven el uso de software libre, como el Open Office. Esta herramienta provee distintos programas educativos específicos, como matemática y lengua, posibilitando recurrir a contenidos y elementos digitales que permitan complementar las clases de los docentes.

Otra de las actividades que han desarrollado, y que hoy continúan, es el blog institucional de la escuela (una iniciativa que no se ha generalizado en todos los establecimientos). En él, cada docente tiene su espacio y sube las actividades y contenidos que van desarrollando en clase con los chicos para que puedan tener acceso los padres y otros integrantes de la comunidad. En cuanto a lo que ofrecen los blogs, uno se puede encontrar con un avatar (una figura animada que relata la introducción al sitio) que presenta lo que uno puede ver allí; hay fotos y relatos que describen las actividades, entre otros contenidos.

En esta escuela, según Viviana, desde la Dirección se fomenta y estimula este tipo de iniciativas y el hecho de que los docentes las tomen e implementen en su favor. A su vez, se les da la libertad y autonomía para que elijan ellos dónde y cómo incluirlas, lo cual hace que cada uno lleve un proceso distinto, en cuanto a la velocidad y las ganas que le pongan a su desarrollo. Para Viviana, cuando lleguen las netbooks, este proceso será mucho más acelerado e integrador.

Uno de los puntos centrales es la búsqueda de unificación en las vías de comunicación: para el desarrollo del blog todos hacen uso de la plataforma que ofrece Blogspot (allí también participan los chicos más grandes, colaborando con contenidos y mediando la corrección y acompañamiento del docente); utilizan el mail de Gmail (de la misma empresa que Blogspot) para hacer circular trabajos prácticos y sus correcciones (entre los alumnos de 4º a 7º grado); recurren a archivos compartidos, lo cual permite desarrollar trabajos prácticos en grupo (en un mismo archivo, distintos grupos pueden realizar su parte e ir avanzando en forma paralela a otros, como el caso de un cuento colectivo).

Otra manera de incluir a los padres en estas actividades fue un breve curso informático que se les dio. Allí pudieron aprender a manejar mejor el blog, algunos usos correctos de Internet y herramientas que les servirían a ellos para usar la web para cuestiones personales (como, por ejemplo, para contactarse con familiares que viven lejos). Si bien acudieron pocos padres, los que fueron quedaron muy contentos y agradecidos, generándose un vínculo más fuerte entre el chico, lo que aprende sobre las nuevas tecnologías digitales y sus padres: esto permite revertir un poco la tendencia actual en la que el hijo le enseña a los padres sobre estas tecnologías.

Después de las vacaciones de invierno, el Proyecto S@rmiento comenzó a tener más desarrollo e hizo que Viviana tuviese que visitar otro día más a la escuela para dedicarle toda esa jornada a estar con los docentes preparándolos para la llegada de las netbooks (aun no se saben cuándo las estarán recibiendo en esta escuela). Como son conscientes de que las máquinas les darán aun más autonomía y, también, más responsabilidad para con los chicos, tienen que saber bien cómo manejarlas y cómo darles un uso adecuado dentro del aula. Viviana reconoce que desde el Gobierno están recibiendo mucha presión para que esto salga bien. Lo importante es la incorporación adecuada, desde el momento mismo de su llegada, en cada uno de los procesos educativos que, seguramente, irán más allá de la escuela y se extenderán a las casas de los chicos (aunque saben que no todos podrán acceder a Internet).

A su vez, se espera que cada chico pueda desarrollar su propio blog, subiendo trabajos de la escuela, compartiendo contenidos, etc. Debido a que adquiriría gran independencia en este ejercicio, pudiéndolo hacer en cualquier lugar con acceso a Internet, es importante ayudarlo para que el uso de sitio sea el adecuado y le sirva a cada uno para lo que quiera transmitir dentro de él.

El último elemento digital que mencionó Viviana, pero que hoy está en su fase de prueba y desarrollo, ya que comenzó hace una semana, es la plataforma Moodle, utilizada en el segundo y tercer ciclo (de 4º a 7º grado). Si bien los docentes están comenzando a conocer la plataforma y ubicar las distintas herramientas, cada uno de ellos (desde sus clases a cargo), en primera instancia, contará con un espacio en el cual puedan hacer consultas técnicas (sobre cómo subir imágenes, archivos, manejar el chat o crear un foro), pedir otro tipo de ayuda o, simplemente, generar un ámbito similar al de una sala de docentes en el que puedan tratar distintos temas en un tono igual de distendido. Una vez que se sientan cómodos con el manejo de la plataforma, la idea es que ese sitio comience a llenarse de contenido y funcione como otro espacio paralelo al blog y permita dinamizar el funcionamiento de las aulas a través del acceso de los chicos (e, incluso, de sus familias) con sus netbooks.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s