TP – Agustín y Candelaria

Primer informe de Avance – Trabajo Práctico final

¿…?

El plan Conectar Igualdad, persigue entre sus objetivos[1], achicar la brecha digital, valorizar la escuela publica, alfabetizar en tic, etc. – todas estas cuestiones las pregona bajo la idea rectora de la “inclusión social”-.

Uno de ellos, casualmente el más sintético de los objetivos señalados en el  portal es, “Impactar en la vida de las familias”.  El plan le dedica a este punto un apartado específico en su pagina web y también carga significativamente este objetivo con el sustantivo “impacto”. Ahora bien, “¿de que se habla, cuando se habla de impacto?”  y ¿Qué busca el estado a través de este “impacto” (si es que este existe)? Teniendo en cuenta lo explicito del plan  aquello que subyace.

A través de este trabajo intentaremos dar respuestas a estas cuestiones, verificando si realmente existe en el plan,  una planificación que incorpore a la familia en el entorno educativo o si simplemente el término “impactar” simplemente refiere a un significante vacío.

¿Por qué es interesante?

Entendemos fundamental desentrañar la cuestión del impacto, ya que toda política pública es la puesta en movimiento del estado, y por ende persigue un objetivo con fines determinados, es menester identificar estos intereses para evitar una mirada ingenua de este plan (esto no implica su invalidez).

Por otro lado, toda política pública intenta cubrir una necesidad. Entender a qué demanda familiar esta dando respuesta este plan, nos ayudará a comprender que mirada tiene el estado sobre la trillada “brecha digital”, es decir, ¿entiende a esta solo como una cuestión de distancia educativa?, ¿una distancia económica? o ¿realmente se la piensa en términos socioculturales?

¿¡Oh!…qué haremos?

Para realizar este trabajo, nos basaremos en los discursos oficiales, escritos y audiovisuales, del plan Conectar Igualdad. Haremos una descripción de estos, prestando atención a aquellos puntos que refieran a la familia y a la noción de impacto. Profundizaremos y haremos un análisis crítico de los conceptos que se desprendan del corpus “gubernamental” con los textos de la cátedra, principalmente aquellos que desarrollan temáticas relacionadas con las políticas públicas y aquellos que aborden temáticas relacionadas a nuestro objetivo (Morin, Freire, Buckingham, Petrella, Sierra Caballero, Begoña Gros, Levis, Schmucler, Área Moreira y Tedesco), sumando  los aportes de los siguientes autores:

A través de Pierre Bourdieu, buscaremos dar cuenta de lo significante de la adquisición de la PC en el hogar y de esta manera poder entender cómo se reacomoda la posición de los alumnos en el campo educativo a la hora de recibir la netbook. El texto, “La elección de lo necesario” nos ayudará a entender los efectos que se persiguen con la implementación del programa Conectar Igualdad. Tal como señala el autor, “El estilo de vida de las clases populares se caracteriza por la presencia de sustitutos en rebaja”.[2]  Este concepto es fundamental para entender  si el plan 1 a 1, prioriza objetivos educativos o simplemente se trata de una apuesta por enmascarar carencias más profundas. Serán utilizados los conceptos: “elección de lo necesario”, “estilos de vida” y “sustitutos en rebaja”.

Por su parte, Ernesto Laclau, nos ayudará a comprender la idea de significante vacío.

Al mismo tiempo, Luis F. Aguilar Villanueva a través del texto “Problemas públicos a agenda de gobierno” (estudio introductorio)[3] nos será de utilidad para comprender el rol del estado a la hora de cubrir una necesidad, pues tal como señala: “Las relaciones cotidianas entre sociedad y estado toman la forma de problemas y soluciones, demandas y ofertas, conflictos y arbitrajes, necesidades y satisfactores. El estado es concebido en su origen y función como el encargado de resolver los problemas que las relaciones entre los privados ocasionan o que son incapaces de resolver”.

Finalmente, Emmanuel Lizcano con su texto “La construcción retórica de la imagen pública de la tecnociencia, impactos, invasiones y otras metáforas” en el apartado “La retórica del impacto[4] y a través de la metáfora “invasión”  nos va permitir desentrañar la idea de “impacto”, concepto que el Estado utiliza como parte de los objetivos del la incorporación de las TIC en el hogar.

Anuncios

7 comentarios en “TP – Agustín y Candelaria

  1. Hola Sol, como comentábamos por mail, creo entender que es una cuestión de ajustar las preguntas iniciales pero no necesariamente el contenido o estructura, ¿no?. No sé cuál fue la opinión de Agustín pero a nosotros nos pareció interesante partir de la idea de los cuatro ejes del impacto porque, por un lado, iniciaríamos con el que está fuertemente vinculado con la alfabetización digital en la familia (y ahí se manifestaría el vínculo más claro con la materia) pero también se harían visibles otros tres que tienen que ver con el vínculo familia – Estado y los intereses de este último que se quieren cumplir más allá de la intención de alfabetizar. Develar lo que no es visible. Nos parecía un recorrido enriquecedor para el trabajo.

    O sea, no estaría mal el desarrollo y abordarla desde los cuatro ejes, siempre y cuando se plantee inicialmente una idea más general que vincule familia – CI, ¿es eso?

    Gracias,

    Besos,

    Cande

  2. Hola Sol, ¿cómo estás?
    Vimos el archivo escaneado con los comentarios y nos surgió un duda. Falta la primera página, ¿las sugerencias estarían todas en la segunda?
    ¡Mil gracias!
    Agustín y Candelaria

      • ¡Hola Sol! Este es el segundo avance de nuestro trabajo.

        Aclaraciones
        Sabemos que aún debemos realizar ajustes teniendo en cuenta tus comentarios y sugerencias (cuestiones de estructura: corpus, metodología, etc.) y también unificar estilo, revisar la cohesión y coherencia entre párrafos, etc. Pero primero quisimos avanzar en el desarrollo de las ideas y en el análisis. Muchas gracias.
        Agustín y Candelaria

        Introducción

        El plan Conectar Igualdad, persigue entre sus objetivos , achicar la brecha digital, valorizar la escuela pública, alfabetizar en TIC, etc. – todas estas cuestiones las pregona bajo la idea rectora de la “inclusión social”-.
        Uno de ellos, casualmente el más sintético de los objetivos señalados en el portal es “Impactar en la vida de las familias”. El plan le dedica a este punto un apartado específico en su página web y también carga significativamente este objetivo con el sustantivo “impacto”. Ahora bien, ¿de que se habla, cuando se habla de “impacto”? Y ¿Qué busca el estado a través de este “impacto” (si es que este existe)? En este trabajo describiremos y analizaremos estas cuestiones teniendo en cuenta lo explicito del plan propuesto en el corpus y aquello que subyace en este.
        Entendemos fundamental desentrañar la cuestión del impacto, ya que toda política pública es la puesta en movimiento del estado, y por ende persigue un objetivo con fines determinados, es menester identificar estos intereses para evitar una mirada ingenua de este plan (esto no implica su invalidez).
        Por otro lado, toda política pública intenta cubrir una necesidad. Entender a qué demanda familiar esta dando respuesta este plan nos ayudará a comprender que función le asigna el estado a la netbook en el entorno familiar.
        Para realizar este trabajo, nos basaremos en los discursos oficiales, escritos y audiovisuales, del plan Conectar Igualdad. Haremos una descripción de estos, prestando atención a aquellos puntos que refieran a la familia y a la noción de impacto. Profundizaremos y haremos un análisis crítico de los conceptos que se desprendan del corpus “gubernamental” apoyándonos en diversos textos que comprendan estas temáticas. A su vez, trabajaremos sobre cuatro ejes centrales, en función de los conceptos que adquiere el significante “impacto” en los textos analizados:

        – El impacto como alfabetización de la familia en TIC
        – El Impacto como control social
        – El impacto como mejora del status social
        – El impacto como generador de empleo

        Desarrollo

        Para comenzar con esta descripción y análisis es fundamental ahondar sobre el término “impacto”. El mismo implica la existencia de dos agentes: uno que arremete y otro que es impactado. En este caso, estamos hablando del Estado por un lado y la familia por el otro. Parafraseando a Lizcano se podría decir que el plan Conectar Igualdad (en su dimensión tecnológica) es el “golpe” que impacta sobre el cuerpo familiar y así, actualizándose los roles, el Estado tendrá un papel activo y para la familia solo restará un papel pasivo e ineludible. También es importante señalar que la noción de “impacto” cobija en ella un sin fin de sintagmas relacionados con las tecnologías pero realmente representa un vacío conceptual. “La ciencia, la técnica son el puño, el meteorito, la bala: un objeto compacto no descomponible, no analizable, cajas negras en el sentido de Latour, de ella sabemos lo que hay antes (inversiones, esperanzas, intereses) y lo que hay después (usos, efectos, aplicaciones) pero nada de su interior, de su construcción y sus contenidos” (Lizcano Emmanuel 1996:139).
        Ahora bien, es este “impacto” como “caja negra”, como significante vacío, “que es un significante sin significado” (Laclau 1996: 69) el que da lugar a que en los discursos de Conectar Igualdad se pueda observar esta metáfora desde dos categorías de ejes: los visibles y los invisibles. El primero de los grupos es aquel en el cual la noción de “impacto” se hace explicita, es decir, los discursos oficiales hacen público sus objetivos y los desarrollan abiertamente. En el segundo de los grupos encontraremos concepciones de “impacto” que van detrás de las anteriores y que no se develan pero que seguramente tienen efectos mayores.
        Al mismo tiempo, un punto importante que no podemos dejar de señalar es el carácter disciplinario que atraviesan todos estos ejes. El “impacto” por definición implica una relación de poder entre los sujetos y como tal, en mayor o menor medida, disciplinadora.

        IMPACTO + Disciplinador – Disciplinador
        Visible Alfabetización en TIC
        Empleo

        Invisible Control Status

        El impacto como alfabetización de la familia en TIC

        El “impacto” como alfabetización de la familia en TIC es uno de los más visibles debido a que el Estado, en sus discursos, hace hincapié en la idea de que la llegada de la netbook al hogar les permitirá a todos los miembros de la familia acceder a este recurso tecnológico y a las posibilidades que brinda. De esta manera, aquellos ciudadanos que puedan hacer uso de este dispositivo, formarán parte del proceso de “alfabetización tecnológica”. Cabe preguntarnos, qué concepción de “alfabetización tecnológica” considera y promueve el Estado y ahondar en este punto para detectar si hay algo más detrás de esta intención. Para ello, en primer lugar, será necesario considerar de qué manera es interpelada la familia e identificar qué tipo de vínculo establece el Estado con ella y sobre qué cuestiones la intenta persuadir.
        Para comenzar, es interesante señalar que un recurso utilizado por el Estado en la comunicación es aquel que apela a reforzar la relación entre la familia, la escuela y el Estado desde el discurso emotivo: “… el Ministerio de Educación de la Nación construye una alianza con cada familia en el marco del Programa conectar igualdad, juntos un camino, a través de la educación pública, para transitar de integración familiar que fortalezca los lazos entre los miembros de cada familia; y de cada familia con su entorno social para el desarrollo de mejores oportunidades para todos en cada uno de los territorios”. Esta es una manera, entre otras, de persuadir y esconder una verdadera relación desigual, disciplinadora y de poder que construye para llevar a cabo sus objetivos.
        A su vez, en muchos de sus enunciados el Estado “invita” a la familia a participar de un modo activo en la propuesta y lo establece como un objetivo a cumplir: “…incorporar y comprometer a las familias para que participen activamente”. También compromete a los alumnos a interceder para que eso efectivamente se lleve a cabo, como se afirma en la segunda cláusula del Contrato de comodato que se establece entre la familia y el Estado: “… destinará la laptop (…) a fines educativos en su carácter de estudiante y para el uso de su grupo familiar (…) procurando familiarizar a todo integrante de su hogar con las nuevas tecnologías”. De esta manera, el Estado construye un vínculo con la familia insistiendo en la idea de establecer una “alianza” que aparenta una relación de igual a igual: “Nuestra alianza es con cada comunidad de la Argentina. Pronto sabremos de las oportunidades de inclusión social que han mejorado los aprendizajes de los estudiantes, y que a la vez han transformado las vidas de sus familias”. Esta idea de “alianza” que se repite en los discursos del Programa Conectar Igualdad, se relaciona con lo que Lewis Mumford denomina “contrato social democrático autoritario”. El Estado implementa una determinada política pública que es aceptada sin resistencia porque en la relación está presente la exigencia de medidas que, en este caso, estarían vinculadas con el mejoramiento de la calidad educativa. El pacto queda sellado. Esta idea nos permite comprender por qué el Estado refuerza la medida con frases como “Los padres van a querer volver a la escuela” y ellos mismos hacen su aporte al mencionar en sus testimonios dichos como: “Este país lo que más necesita es que se invierta en la educación y en los jóvenes”, “Agradecer especialmente al Plan Conectar Igualdad, porque realmente nos conectamos en igualdad, con todas las otras personas que podían y nosotros no” . En definitiva, el Estado sabe que la aceptación del programa, por parte de estos agentes, estará garantizada no solo por el “contrato” sino también por el “impacto” que no pueden evadir.
        De esta manera, una vez establecida la relación Estado – familia, es posible centrarse en el concepto de “alfabetización tecnológica” que se construye y se instala como base del “pacto”. En la sección “Fundamentos del programa” se afirma que “Educación con TIC no es solamente el uso instrumental de las nuevas tecnologías sino que implica el aprendizaje de competencias de gestión de información, comunicación, intercambio con otros en un mundo global, capacidad de innovación y actualización permanente. Estos objetivos exceden aunque incluyen las habilidades informáticas”. Esto nos permite pensar que la concepción de “alfabetización tecnológica” que subyace sería superadora de aquella idea que sostiene Alfonso Gutiérrez Martín cuando expresa que “la alfabetización digital se centra más en los contenidos instrumentales de manejo de equipos y programas que en los contenidos crítico-reflexivos”.
        Sin embargo, si se realiza un recorrido por el “Escritorio de la familia”, ese pensamiento comienza a perder peso. Bajo la pretensión de “integrar a todos los miembros de la familia en el mundo digital”, en el escritorio de pueden encontrar diversos manuales explicativos e instructivos para hacer uso de la netbook y navegar por Internet. A su vez, si bien se sugieren algunos recorridos, no se deja de condicionar e imponer ciertas prácticas. Desde cómo realizar una “simple” consulta a la página de algún ministerio para realizar un trámite hasta de qué manera utilizar un procesador de texto para confeccionar un Curriculum vitae. Si bien es válido reconocer que la implementación de un plan requiere brindar estas tipologías textuales como guía para aquellos que incursionan por vez primera en el uso de esta tecnología, también debemos señalar que una estructura de contenidos basada en esta línea poco tiene que ver con usos realmente significativos. En vez de alejarse de la idea de una “concepción socioeducativa técnico-operativa” , como parece hacerlo desde la declaración proclamada en los “Fundamentos del programa”, se termina acercando a esta visión. Esto nos habilita a considerar que hay una concepción de “alfabetización tecnológica” que se enuncia y otra que realmente se pone de manifiesto en los contenidos y formas de interpelar a la familia. Esta última, más vinculada a usos prácticos y repetitivos es la que predomina y posibilita a que otro “impacto” atraviese a al entorno familiar. Aquel vinculado a lo laboral, que será desarrollado con posterioridad en este trabajo.

        El Impacto como control social
        (Falta desarrollo)

        El impacto como mejora del status social

        El “impacto” como mejora del status social es posible de ser catalogado como invisible y establece una relación de poder entre el Estado y la familia menos disciplinadora. Sin embargo, esto no implica que este “impacto” no arremeta con fuerza. Por el contrario, el hecho de ser casi imperceptible lo convierte en más preciso e implacable.
        En primer lugar, es generador y provocador. Si bien no convierte a los destinatarios del “impacto” (las familias) en actores activos, logra instalar en ellos una convicción, una creencia: la posibilidad que otorga el Estado de acceder a los recursos tecnológicos generaría igualdad y les permitiría ascender socialmente. De esta manera, el primer objetivo que enuncia el Programa Conectar Igualdad es: “Promover la igualdad de oportunidades a todos los jóvenes del país proporcionando un instrumento que permitirá achicar la brecha digital”. Así, la idea de la movilidad social se hace presente, se instala y se manifiesta con claridad en este y en diversos discursos estatales. En relación a este punto, tres interesantes expresiones se pueden destacar de una nota publicada por el área de “Seguimiento y evaluación de Conectar Igualdad”:

        “Hay mamás que miran orgullosas cómo sus hijos aferran entre sus brazos la primera computadora de la familia. Perciben que disponer de esta herramienta ‘da otro status’ a los estudiantes” (el subrayado es nuestro).
        “‘La familia hoy puede darse el lujo de relacionarse con el conocimiento, antes tenía que sobrevivir’, señaló la directiva” (el subrayado es nuestro).

        “Yo me emocioné porque nunca tuve algo así, valioso en la mano (la netbook)” (el subrayado es nuestro) .

        Tener otro “status”, “darse el lujo” parece ser la meta a alcanzar y las familias se convencen de que esto es posible gracias a las netbooks. Sin embargo, llegar a ser como esos “otros”, a partir de tener los recursos materiales que “ellos” tienen, solo refuerza la desigualdad y convierte en una paradoja a la idea de la igualdad.
        Al mismo tiempo, es interesante señalar que desde el Estado se destaque lo “beneficioso” que resulta acceder a esta tecnología: “El uso de Internet genera muchos beneficios. Que los niños, niñas y adolescentes utilicen esta fuente de información para aprender, comunicarse y conocer cosas nuevas es algo que debe fomentarse desde la escuela y también desde la familia”. Así, luego de esta cita se enumera un listado con las “ventajas” que ofrece el uso de Internet” . Se trata de una invitación a apropiarse de prácticas ajenas, a ser repetidas de modo instrumental, no reflexivo ni con una “clara” intencionalidad. Esta sería la “ganancia”. Ahora bien, se podría dejar planteada la pregunta: ¿“ganancia” para quién?
        En segundo lugar, el impacto convierte al Estado en dador y en “necesarios” a aquellos objetos, en este caso las netbooks, para que las familias puedan elegir utilizar esta herramienta. Pierre Bourdieu manifiesta que para las clases populares la necesidad implica una privación de los bienes necesarios y que solo aquello que se manifiesta como necesario es lo que estas clases se permiten obtener. Que el Estado a través de sus mensajes haga hincapié en lo importante, beneficioso y en todas las ventajas y consecuencias positivas que generará la implementación de este plan, cumple con el objetivo de instalarlo como una “necesidad”. De esta manera, obtiene la aceptación directa de las familias. A su vez, esto se refuerza con otro tipo de mensajes en los que se señala el “costo”, la “inversión” y el “esfuerzo” que ha realizado el gobierno: “Este Programa educativo brindará a cada familia grandes satisfacciones, pero a la vez significa una responsabilidad por recibir bienes adquiridos con dinero público. Por eso tenemos que comprometernos a cuidar, juntos, el patrimonio que es de todos.” Por un lado, hay una intención de lograr que el equipamiento sea preservado a partir de una aclaración no menor, se tratan de “bienes adquiridos con dinero público”. Bienes que son “patrimonio de todos”. Esta idea también plantea una contradicción, ¿de quiénes son las netbooks? ¿De los chicos, de las familias o de todos los ciudadanos argentinos? Y hace clara la relación de poder: es el Estado el quien tiene la capacidad de otorgar pero también la de administrar y de ser necesario, sancionar.

        El impacto como generador de empleo
        (Falta desarrollo)

  3. Chicos: ¿cómo está la mano?
    Lo hablamos el miércoles, pero lo escribo para no olvidar: el avance está escueto pero interesante.
    xx
    Cualquier cosa escriban.
    Beso
    Sol

    PD: Cande: aprovechate y tené a todos/as de mucamos/as… Sino después te vas a arrepentir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s