2do avance Barbone Orellano

Introducción

Los objetivos de nuestro trabajo serán vincular y contrastar lo que creemos serán dos diferentes discursos. Por un lado, analizaremos discursivamente el Plan Integral de Educación Digital (PIED) enunciado desde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en el marco del Plan Sarmiento BA. Por otro lado, analizaremos las percepciones de los facilitadores pedagógicos en relación a los la propuesta del Plan Integral respecto de las posturas que asumen los docentes en relación a la tecnología y la recepción por parte de los alumnos con la incorporación de las TIC.
De todos los actores sociales que participan en la comunidad educativa consideramos adecuado realizar el trabajo a través de la mirada de los facilitadores pedagógicos, ya que son los encargados de articular, en este escenario nuevo en el que se encuentra la institución escolar, las tecnologías con el lugar tradicional de docentes y estudiantes. Así mismo, la tomamos porque es un agente nuevo en la institución, el cual creemos nos brindara un testimonio más acertado respecto al actual proceso de cambio. Pensamos esto debido a que su relación con el establecimiento y la comunidad educativa es reciente, lo que nos hace pensar que aun no han desarrollado un vínculo estrecho con nuestro objeto de estudio, es decir, que estarán menos implicados que los demás actores respecto de la institución.
Asimismo partimos de la premisa que ambos discursos serán contrastantes ya que toda aplicación práctica hecha sobre una planificación un teórica conlleva diferencias, modificaciones y adaptaciones a los diferentes entornos y realidades del contexto en el cual se aplica.
El trabajo estará dividido en tres ejes los cuales tienen relación entre sí. Estos son el lugar del estudiante, el lugar del docente y el trabajo áulico. Sobre estos tres lugares contrastaremos ambos discursos buscando los diferentes cambios, modificaciones, obstáculos, resistencias, emergentes, innovaciones, facilitadores, si es que estos existen, respecto al proceso de inclusión de tecnologías en el aula.
La indagación será, entonces la propuesta teórica y su vinculación con el relato que nos brindan los asesores pedagógicos que trabajan en este proceso de cambio. Nuestro corpus de trabajo serán los documentos del PIED (Plan Integral de Educación Digital) encontrados en el sitio Web, así como también la folletería facilitada por el Ministerio de Educación de la Ciudad y dos entrevistas a asesores pedagógicos que actualmente están trabajando en escuelas primarias.
Como cierre del trabajo, consideramos pertinente realizar conclusiones finales respecto de la articulación de todos los lugares analizados y su relación con las tecnologías. Estas conclusiones irán acompañadas de aportes propios, de cara a un futuro dentro del sistema educativo. Es por ello que nos resulta un espacio adecuado y pertinente como para comenzar a indagar y cuestionarnos qué educación se pretende con la inclusión de las tecnologías en el aula.

Los protagonistas
XXXXXXXXXXXXX trabaja en la Escuela Primaria XXXXXXXXX. Se desarrolla como profesora de Informática enseñando el uso de las computadoras y capacitando a los docentes que no han recibido capacitación, debido a un déficit organizacional del Plan Sarmiento BA.
XXXXXXXXXXX trabaja en la Escuela XXXXXXXXXXXXX. Se encarga de la articulación de los contenidos curriculares de todas las materias y todos los grados con el uso de las TIC. Además, es formador docente en el uso del software. Está contratado por la Dirección Operativa de Incorporación de Tecnologías del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Ambos son Facilitadores Pedagógicos Docentes (FPD), estudiantes de la carrera de Ciencias de la Comunicación con orientación en Procesos Educativos.

El rol del alumno

El Plan Integral de Educación Digital (PIED) tiene entre sus objetivos fundamentales la adaptación al cambio de paradigma de las prácticas sociales que implica la inclusión de TIC en la institución educativa. Entre sus lineamientos se puede notar la propuesta de reformulación tanto del rol docente como del estudiante, así como también un cambio en la transmisión de los conocimientos y la cultura. La forma en que se propone hacerlo es alejándose de los modelos instrumentalistas y de educación bancaria, buscando actualizar los roles de los actuales actores de la comunidad educativa y lograr una articulación entre ellos y sus asignaturas.
Nos centraremos puntualmente en cómo define el PIED el rol del aprendiente, retomando el término de Paulo Freire en Pedagogía del Oprimido (Freire, AÑO BUSCAR). A lo largo de todo el texto se los menciona tanto como “niños”, “jóvenes”, “alumnos” o “estudiantes” sin ninguna distinción entre los términos, volviéndose todos estos equivalentes, a pesar de ser muy diferentes*. Esto nos resulta llamativo ya que la forma de denominarlos, postura por parte de los enunciadores una toma de posición respecto del rol de los mismos, sobre todo en los discursos referidos a los lineamientos pedagógicos.
De acuerdo al Plan Sarmiento BA, el niño debe ser activo, solidario, predispuesto a un trabajo colaborativo y en conjunto, crítico respecto del material con el cual trabaja y con capacidades para interpretar los elementos que le son dados.
Consideramos importante destacar respecto a este grupo de características, que la tecnología no es necesaria para que posean estas cualidades. Para desarrollarlas en el aprendiente, no es indispensable el contacto con las computadoras e internet, no obstante el plan formula la necesidad de inclusión de tecnología para que se de este cambio.
En relación a este punto, los asesores indican dos actitudes opuestas. xxxxxxxxxxx, en relación al trabajo con la computadora, sostiene: “en principio, un profundo silencio, esto genera incomodidad en los docentes”, y por el otro, “(los chicos) tienen desbordes de creatividad, se les ocurren preguntas o afirman cosas que muchas veces los docentes no pueden manejar”. No obstante, xxxxxxxx aclara que estas actitudes generan satisfacción en los docentes.
En relación a la pregunta sobre la posibilidad de utilizar distintos soportes, xxxxxxxxxxxx aseguró que a los alumnos lo toman con naturalidad y que algunos llevan la delantera inclusive de los docentes. También asegura que frente a elementos sin imágenes, los alumnos pareciesen incómodos y tratan de resolver esta situación, creando hipertextos. Es aquí que nosotros podemos identificar esa capacidad de innovación que el PIED pretende desarrollar en los estudiantes, a pesar de lo cual, las maneras en que se llega a esa innovación escapa de la estructura planificada por las actividades. Al respecto, xxxxxxxx sostiene que “un obstáculo habitual es la falta de organización por parte del equipo de conducción escolar, lo cual dificulta el manejo de los recursos, debido a las trabas burocráticas”.
Es entonces que según lo verificado en las entrevistas, la innovación se da justamente en las fisuras que no puede controlar el docente en relación a la planificación de la actividad, generando que los maestros deban salir de la linealidad y se vean forzados a adaptarse e improvisar sobre lo que va surgiendo.
Como parte de los diez lineamientos propuestos por el PIED, se destaca el ítem “Aprender jugando”: a través del juego, estimular al alumno para el desarrollo de las actividades. Respecto a esto, xxxxxxxxx hace mención que: “para los niños más pequeños la computadora es como un juguete. A los chicos les encanta tener una compu, pero cada edad es diferente”. Por su parte xxxxxxx nos cuenta que los estudiantes tienen “mucho entusiasmo, una gran parte de los chicos están muy predispuestos a la tarea”. Parte de la propuesta “Aprender jugando” considera a la diversión y la alegría como ejes del aprender.
En el Plan Integral de Educación Digital podemos observar que plantean un tipo de pedagogía centrada en el estudiante. Xxxxxxxx explica que se trata de un trabajo diario de reflexión respecto a la inclusión de las TIC como herramienta de estudio. A través de un uso reflexivo y a conciencia en relación al uso de la tecnología en contraposición de un uso utilitarista, es decir como mera herramienta. Según xxxxxx, “la gran mayoría de los estudiantes no posee conocimiento de las aplicaciones disponibles en la netbook”. Las entrevistas realizadas muestran una población con poca experiencia respecto al uso de la tecnología, que atraviesan las curriculas escolares. Es por ello, que se vuelve necesaria una inclusión lenta, crítica y reflexiva, ya que de no ser así, se corre el riesgo de perder control sobre los contenidos a transmitir. En este contexto se vuelve indispensable la figura de los facilitadores pedagógicos, ya que su función es generar proyectos transdisciplicarios que incorporen TIC de manera pedagógica.

Rol docente
Así como en el caso del rol del alumno, el PIED propone una reformulación del rol docente. Entre los lineamientos destacados, encontramos al docente como líder del cambio y mediador de este, a través de una comunidad integrada al proceso de enseñanza y aprendizaje. Consideran al proceso de aprendizaje como una construcción en la cual el alumno debe ser el protagonista y el docente debería ser un guía, mediador y agente fundamental del cambio. Este proceso debe estar atravesado por la innovación, el conocimiento continuo y una mirada crítica y solidaria. Es entonces que también el adulto enseñante juega un papel importante dentro del cambio pedagógico que genera la inclusión de las TIC en el aula.
En un testimonio incluido en parte de la folletería brindada por el Ministerio de Educación, un docente asegura: “Mi preocupación era que muchos de mis alumnos, todavía no reconocían algunas letras, no escribían, estaban inseguros. Eran nenes que se alejaban de la clase, que se dispersaban fácilmente. Pero cuando trabajamos con las netbooks se integraron, lograron escribir y reflexionar sobre lo que escribieron” (Mercedes, docente de la Escuela Nº 3, distrito escolar 6, Rufino Sánchez). Así mismo, el PIED al evaluar los resultados obtenidos gracias a la incorporación de TIC en el aula, asegura que se produce un aumento en el intercambio digital entre los docentes.
Mientras que el rol del docente en el Plan Integral de Educación Digital se propone un docente como líder y mediador, en las entrevistas aparece la figura de un docente temeroso por la estabilidad de su lugar tradicional dentro del aula. xxxxxxxx asegura: “El rol se desdibuja, queda muy relegado por momentos. Esto depende de cada docente. El alumno toma las iniciativas y no espera que el docente le indique cosas”.
De acuerdo a las experiencias de los facilitadores pedagógicos, la recepción de las computadoras por parte de los docentes, varían de acuerdo a cada uno, así como también el trabajo de los asesores. “Algunos (profesores) odian las computadores. No quieren saber nada. Otros están muy copados pero piensan que es meramente recreativo o lúdico. Los equilibrios son complicados. Algunos lo han vivido como violento; de golpe y porrazo tienen 30 máquinas en el aula que no logran asimilar”.
Respecto a este tema xxxxxxxx menciona que “la utilización de las computadoras es vista por la mayoría de los docentes de mi escuela como una nueva herramienta”. Por otro lado, aclara que la tecnología se ve como potenciadora de la practica: “Puedo decir que no son reacios al abordaje crítico de las temáticas. Junto a docentes con una perspectiva más amplia, los menos, puede construirse mucho, es un efecto contagio”.

Al consultarle si se percibe una apropiación critica de las computadoras por parte de los docentes, xxxxxxxx asegura que si: “En principio, es clave la critica a la política de inclusión, a la falta de inclusión a los docentes. Cuando llegan las computadoras, tratan de no usarlas porque sí, tratan de darle un sentido”. En relación a esto, observamos un contraste entre el rol que tiene el docente para el PIED, esto es, como fundamental agente de cambio, y la critica que se observa en las entrevistas respecto de la ausencia de consultas a los docentes en el proceso de inclusión de la tecnología.
Por otro lado, podemos advertir que la autonomía docente que propone el PIED, se traduce en un temor por parte de los docentes respecto de ese nuevo rol.

Conclusión
Podemos observar, a través de las percepciones de los facilitadores pedagógicos, que existe una marcada distancia entre lo que se propone el plan y lo que está sucediendo. Los facilitadores hacen mención de diferentes aspectos que obstaculizan el normal desarrollo del plan. En primera instancia hacen referencia a un déficit de infraestructura respecto de los equipos y la conectividad. En las escuelas en las cuales los facilitadores están trabajando, aun no han llegado las netbooks, así como tampoco hay conectividad a internet. Por otro lado, hacen mención a la molestia por parte del cuerpo docente respecto a la ausencia de consulta en la implementación del plan que pone a los docentes en un rol protagónico de cambio. No obstante, en ningún momento fueron consultados respecto de cómo debería implementarse el plan, así como tampoco respecto de sus saberes previos. Esto último es importante ya que la mayoría no está familiarizado respecto a las TIC. Esto se agrava teniendo en cuenta que los facilitadores mencionan que no han recibido capacitación, muchas veces cumpliendo estos últimos, dicha función.
En tercer lugar vemos una crítica por parte de los facilitadores al portal web de contenidos: aducen que están muy lejos de ser una pieza útil en el proceso de enseñanza ya que no hay producciones en las cuales los docentes se puedan apoyar.
Al analizar las opiniones y sensaciones de los facilitadores respecto de los cambios que se están sucediendo en la escuela al momento de articular tecnologías con las asignaturas, pudimos observar que el desarrollo del PIED parecería tener un orden que perjudica en lugar de favorecer la inclusión de las TIC. Por ejemplo, en relación a la conectividad, que muchas escuelas no poseen, genera que no puedan acceder a la principal plataforma de distribución de contenidos. Así mismo, el hecho de que las computadoras le lleguen a los docentes casi al mismo tiempo que a los alumnos, no permite que puedan adaptarse al funcionamiento de éstas de la manera adecuada para luego pensar una actividad áulica. En este punto, cobra un papel importante la presencia del facilitador pedagógico, que trabaja con antelación al arribo de la computadora, con lo cual, tiene más tiempo para incorporarse como agente de cambio en este proceso.
Consideramos que las propuestas a nivel pedagógico del PIED podrían desarrollarse aun en ausencia de las computadoras y la conectividad. El cambio en las formas, los modos y los contenidos que la institución se plantea transmitir a las nuevas generaciones, bien podrían producirse de forma independiente a la incorporación de las tecnologías. Es entonces, que tal como sucede en muchas escuelas de la Ciudad en las que aun no llegaron las computadoras, podría depositarse en la tecnología una ilusión negativa que impida verla como una pieza que viene a ayudar a la transmisión de los conocimientos. Se les podría adjudicar un rol de obstáculo más que de facilitador en todos estos cambios que se desean implementar.
Por otro lado, el desconocimiento de las potencialidades de los textos multimediales, tienden a reproducir las formas y modos de transmisión de contenidos, haciendo que sea lo mismo trabajar con computadoras que no hacerlo.

Podemos observar que la principal diferencia en la incorporación de tecnologías en el aula es la edad de los estudiantes: si bien los objetivos generales del PIED pueden ser los que exponen en sus documentos, se debería contemplar una serie de subobjetivos de corto plazo por grado respecto a la tecnología articulada con la educación. En cada grado las necesidades y las realidades son diferentes y los conceptos de estudiante y lo que se pretende de ellos va cambiando.
Contrastando con los testimonios obtenidos por los asesores, podemos observar en primera instancia un panorama más complejo. Los asesores remarcan la diversidad de materias y las diferentes posturas de los docentes respecto de las TIC. En los folletos del INTEC lo que se hace es un resumen de todos los logros del plan pero no hay especificidad respecto a cada currícula especifica.
Por otro lado podemos observar que si bien el plan propone una apropiación reflexiva respecto a las tecnologías, en ningún lugar de los folletos donde se exponen los resultados obtenidos hasta el momento, se detalla puntos respecto de las falencias o puntos débiles, están enunciados dentro de una lógica comercial, en donde se busca convencer respecto las maravillas de las tecnologías en la vida escolar.

Anexo
El encuentro con xxxxxx se desarrolló en el ámbito de la Universidad. Al contarle sobre nuestro trabajo, le mostramos los documentos del PIED que nos fueron brindados por el Ministerio de Educación. Se mostró sorprendida, nunca los había visto, nos explico que a los facilitadores pedagógicos no le son dados algunos de los folletos a los que nosotros tuvimos acceso. Una vez finalizado el cuestionario, tomó un documento y relató, detallando punto por punto, la distancia entre lo propuesto y lo que realmente sucede. Frente a la afirmación que 160.000 alumnos recibirán su netbook escolar con acceso a Internet, xxxxxxxx sostiene que en muchas escuelas no han llegado y que lo harán a principios de noviembre, cuando la entrega estaba prevista para mayo de este año. De los 16.000 maestros que dicen que recibirán su notebook con acceso a Internet y que serán formados para el plan, xxxxxxx asegura que la recibieron pero que no hubo capacitación previa, así como tampoco a los Facilitadores Pedagógicos. A este punto, xxxxxxxx asegura que el plan tiene previsto que los docentes puedan tener las computadoras con un tiempo prudencial para adecuarse a ellas y saber utilizarla, pero que se las otorgan una semana antes que a los chicos. Respecto de las 160.000 familias que dice el PIED que serán beneficiadas, xxxxxxx comenta que se planeaba hacer un taller de concientización para la utilización de las máquinas que nunca se concretó. En relación a las 592 escuelas primarias que tendrán conectividad a Internet, su escuela no la posee porque no terminaron de colgar la antena. Finalmente, respecto del portal http://www.Integrar.bue.edu.ar propuesta como una plataforma digital interactiva de recursos pedagógicos al servicio del docente y del alumno, xxxxx dice que no tiene los recursos suficientes ni debidamente chequeados.
(FALTA INCLUIR LA BIBLIOGRAFIA)

Anuncios