Un “boom” de la tecnología del conocimiento